Muy buenas a todos y bienvenidos de nuevo a este espacio dedicado al arte y la comunicación. Hacía tiempo que no escribía, necesitaba descansar y tomar un soplo de aire fresco para poder volver a disfrutar de este momento de reflexión. Hoy os voy a hablar de la importancia de cuidar las manos para todos aquellos que os queréis dedicar al arte o hacéis uso de cierta destreza manual en vuestro trabajo. Este contenido no lo vais a encontrar en ningún sitio, os voy a hablar de cómo tratar y mantener vuestras manos en buen estado a raíz de mi experiencia personal tras superar una tendinosis crónica que me mantuvo 8 meses sin pintar y sin poder hacer prácticamente nada de lo que me gustaba, incluso me dificultaba tareas cotidianas como lavarme los dientes y me llevaba a vivir soportando un dolor que me llevó a la depresión y al psicólogo.

No soy médico y por eso os pido que toméis lo que pone aquí con cautela y os rijáis por el sentido común:

Normalmente no nos preocupamos de la salud hasta que tenemos problemas, y cómo me gustaría que vosotros nunca tengáis que pasar por lo que yo pase quiero daros algunos consejos o tips para evitar que vuestros músculos, tendones y articulaciones se deterioren antes de tiempo impidiéndoos cumplir un sueño o realizaros como personas, allá vamos:

A menudo, y más concretamente en el arte, existe algún tipo de incertidumbre, de duda sobre lo que uno está haciendo. es común querer sobre compensar la carencia psicológica de no estar preparado para lograr algo usando como medio el esfuerzo excesivo en una determinada actividad, ya sea pintar, esculpir, dibujar etcétera.

La mayoría de lesiones que más problemas dan en el largo plazo son debidas al sobreuso de las articulaciones, en este caso de las muñecas. Cuando sometemos a nuestras manos a un esfuerzo excesivo vamos creando pequeñas lesiones por repetición que no tiene una manifestación física inmediata, eso quiere decir que físicamente no notamos que nos estemos causando algún tipo de daño. Estas lesiones son causadas debido a un movimiento repetitivo concreto, realizado constantemente sin preparación previa y además no ofreciéndonos el tiempo de descanso necesario para su reparación.

Estamos hablando de lesiones como la tendinosis, el síndrome del túnel carpiano, así como esguinces y roturas ligamentosas debidas a la contracción muscular excesiva y la resequedad en el tejido blando. Este tipo de lesiones no son ninguna broma, ya que implican un daño cuya única solución pasa por cambiar de hábitos y modificar nuestra manera de actuar y pensar respecto al trabajo.

Las lesiones por traumatismo, ya sea darte un golpe puntual y lesivo o romperte un hueso fruto de un accidente tienen una solución más sencilla y fácil de asimilar por el cuerpo que pasa por el reposo y el movimiento progresivo, en el caso de las lesiones por repetición no sucede así.

Pasaré a hablar de las han sido las más cercanas a mi vida y a mis allegados y a continuación os daré algunas claves para recuperar y evitar que sucedan de nuevo:

Tendinitis (la más leve y común): es una inflamación esporádica de un tendón debido al sobreesfuerzo, se notan sus consecuencias pasados unos días de realizar determinada actividad de cierta intensidad y está basada en sensación de “calor” y fatiga en el músculo, se cura con descanso y frío en la zona afectada, no dura más de unos cuantos días, en mi caso no más de una semana.

Si tienes tendinitis recurrente en una zona de tu cuerpo realiza estiramientos y para 10 minutos por cada hora de práctica, ve a un buen fisio y que te de punción seca, en 3 días estarás nuevo.

Tendinosis: Es un proceso degenerativo de un tendón al cual se ha sometido a una tensión excesiva durante un tiempo demasiado prolongado, los síntomas son NULOS cuando se está gestando, quizás algún pequeño tirón en el tendón debido a las microrroturas producidas por la falta de pausas y descanso, por lo que podríamos pensar que » no es nada importante». Cuando llevas más de 6 meses realizando una actividad repetitiva a diario qué compromete tus tendones las probabilidades de sufrir una tendinosis son muy elevadas y nadie está exento de sufrirla. Cuando las microrroturas son demasiadas llegan a impedir la funcionalidad del tendón y es entonces cuando se produce la tendinosis, la percibirás como un dolor incisivo, relativamente parecido a un dolor de muelas cuando te toca el nervio, es un dolor agudo e insoportable qué puede llegar a adormecer tu extremidad incluso puede impedirte conciliar el sueño, se manifiesta de improvisto, pensarás qué es un esguince o una luxación, pero la realidad es que el daño ya está hecho y tardarás varios meses en estar bien, incluso años dependiendo de la gravedad. La tendinosis es una tendinitis crónica, crónico no quiere decir que sea para toda la vida, quiere decir que es una lesión qué tarda más de 3 semanas en curar en términos médicos.

Síndrome del túnel carpiano: es una afección qué sucede por el estrés repetitivo sobre la articulación de la muñeca y ejerce presión sobre el nervio mediano, que al pasar por un conducto muy estrecho existente en la parte media de los huesos de la muñeca se ve oprimido e impide una correcta movilidad. Suele ocurrirle más a diseñadores gráficos y personas que trabajan con el ordenador y se debe también a la falta de descansos y estiramientos durante la jornada.

Si nunca te ha pasado nada de esto te va a sonar a chino, es más, leyéndote la mente puedo decirte que crees que » tú eres más fuerte» o que simplemente » a ti no te pasaría».Déjame decirte una cosa: en ocasiones estamos tan pendientes de los estímulos externos que no préstamos atención a nuestro ser interno, tu cuerpo es la libertad y el medio que te proveerá de todo lo que buscas en este mundo, hazle caso. 

¿Cómo evitarlo? sinceramente creo que no es algo que se pueda evitar, tiene más que ver con el temperamento de cada persona y su manera de sentir y actuar que con otros asuntos, si te tiene que pasar te va a pasar, eso sí, descansar cuando lo necesitas es fundamental, escúchate.

¿Cómo solucionarlo si ya te ha pasado?

Te voy a decir todo lo que tienes que hacer punto por punto, he estado recopilando información sin parar durante todo este tiempo y creo que sé algo al respecto, no te saltes nada, entre 3 y 6 meses estarás bien:

1 Ponte hielo 3 veces al día durante dos o tres días y cesa la actividad por 1 semana hasta que la inflamación baje, eso no quiere decir que el dolor cese, sin embargo este punto es muy importante para comenzar con la recuperación.No dejes la parte lesionada inmóvil por el dolor, al moverla aunque duela recibirá riego sanguíneo lo que favorecerá su regeneración.

2- Ve al médico: el médico no te va a curar, eso sí con lo que tardan en hacerte las pruebas ves cuanto antes así agilizas todo. En caso de que no sea nada felicidades, pero en caso de que sea un tema importante agradecerás haberte presentado antes por consulta o lo lamentarás. Es importante que seas rápid@, el cuerpo tiene unos tiempos y si no te das prisa en tomar medidas se va atrofiar y no se regenerará bien. 

3- Visita a un buen fisioterapeuta: te va a costar dinero pero te aseguro que ese dinero será bien invertido. 1 vez por semana si te lo puedes permitir, sino una vez cada dos semanas, no hay excusas. El fisio te tiene que hacer daño, con esto digo que tiene que presionar muy fuerte para soltar las fibras musculares, si la zona no se te inflama y duele después de haber ido cambia de fisio. Si te dice que no te vas a recuperar o que eso es para siempre cambia de fisio, es importante que des con el bueno y muchos de ellos no lo son. Encuentra el tuyo.

Una vez bajada la inflamación el fisioterapeuta va a poner cada cosa en su sitio. Esto debes combinarlo con baños de agua muy caliente con sal y agua muy fría, introduciendo la extremidad 30 segundos en cada uno a fin de favorecer la circulación y la cicatrización. Realiza esto 3 veces todos los días y verás que los síntomas mejoran.

4- Este es el punto más importante de todos para una buena recuperación: A la tercera semana tienes que comenzar a realizar ejercicios concéntricos y excéntricos con la articulación afectada, esto quiere decir utilizar gomas elásticas y levantar pesos pequeños, intercalando actividad y descanso. Realiza los ejercicios 1 vez cada dos días (intercala un día de actividad con 1 día de descanso) si no haces esto no te vas a recuperar NUNCA, por más dinero que gastes y por más médicos que visites, no te recuperarás al 100×100.

5- Ten paciencia. No quieras ir más rápido de la cuenta o volverás para atrás, es mejor ir sintiendo poco a poco una evolución positiva que hacer sobre esfuerzos para ver «hasta donde llegamos» y comprobar de ese modo que nos estamos recuperando. El dolor puede ser insoportable hasta el punto de hacernos llorar.

6- Realizar los descansos necesarios, esto es cada semana descansar un mínimo de 2 días permitir que el tejido se regenere y se vuelva a hidratar, así como parar 10 minutos por cada hora de práctica.

7- Otro punto muy importante es darte cuenta de los movimientos asociados a tu actividad y usar otros grupos musculares, si haces mucha presión con la muñeca tratar de dejar la muñeca más suelta y tirar de hombro, hacer tensión con el hombro en vez de con la muñeca y dirigir de este modo el movimiento.

8- Trata de practicar con tu otra mano hasta adquirir cierta precisión en los movimientos y de este modo poder ir alternando a medida que se nos cansa una pasamos a realizar el movimiento con la otra. Este sería el método más interesante desde mi punto de vista ya que nos permite desarrollar una habilidad nueva a medida que nos recuperamos. Puede que en otros artículos os hable de cómo me estoy convirtiendo en ambidiestro, ahora mismo soy capaz de escribir con ambas manos y realizar movimientos de cierta precisión.

11- No usar muñequera: La muñequera puede tener un buen efecto cortoplacista haciéndote caer en un exceso de confianza y pudiendo provocar males mayores. Al tenerla puesta no permites que la articulación coja fuerza y estabilidad ya que el cuerpo es vago y si le ayudamos demasiado no se recupera del todo. Te recomiendo no usarla. Sentirás inestabilidad a modo de chasquidos en las articulaciones y dolor, sin embargo podrás seguir el progreso de la lesión con más certeza y el riego sanguíneo hará que se recuperé mejor.

10- Evita dormir sobre la zona afectada: Si duermes sobre tu brazo/hombro/codo/mano no recibirá el oxigeno necesario para la recuperación durante tu descanso. Prueba a dormir boca arriba.

11– Piensa que eres capaz de recuperarte, si no lo crees de verdad lamentablemente no va a suceder. Estoy convencido de que mi lesión se alargó por mantener un pensamiento limitante en mi cabeza.

Teniendo todo esto en cuenta y una vez recuperados es importante volver a coger ritmo con más conciencia y cada vez que vayamos a realizar nuestra tarea realizar antes calentamientos y estiramientos.

Es seguro que me dejo muchas cosas, he aprendido mucho con esta lesión, entre otras que aunque uno sea fuerte de cuerpo puede ser débil de mente y no saberlo

hasta que las cosas eventualmente suceden. La fortaleza mental es una de las cualidades más importantes para la vida.

Espero que esto os haya ayudado, si tenéis alguna duda me podéis preguntar, me hace muy feliz poder compartir con todos vosotros.

Fdo: D.Largo