El pasado jueves se añadió a la lista del Patrimonio Cultural Inmaterial de la Humanidad de la Unesco, creada en 2003, la música Reggae jamaicana. La misma pagina web de la Unesco explica que es y como conciben ellos el Patrimonio Cultural Inmaterial de la Humanidad.

 

 

«El patrimonio cultural no se limita a monumentos y colecciones de objetos, sino que comprende también tradiciones o expresiones vivas heredadas de nuestros antepasados y transmitidas a nuestros descendientes, como tradiciones orales, artes del espectáculo, usos sociales, rituales, actos festivos, conocimientos y prácticas relativos a la naturaleza y el universo, y saberes y técnicas vinculados a la artesanía tradicional.

 

Pese a su fragilidad, el patrimonio cultural inmaterial es un importante factor del mantenimiento de la diversidad cultural frente a la creciente globalización. La comprensión del patrimonio cultural inmaterial de diferentes comunidades contribuye al diálogo entre culturas y promueve el respeto hacia otros modos de vida.

 

La importancia del patrimonio cultural inmaterial no estriba en la manifestación cultural en sí, sino en el acervo de conocimientos y técnicas que se transmiten de generación en generación. El valor social y económico de esta transmisión de conocimientos es pertinente para los grupos sociales tanto minoritarios como mayoritarios de un Estado, y reviste la misma importancia para los países en desarrollo que para los países desarrollados.»

 

 

Bajo este contexto es de celebrar que este arte aclamado por tantos como es el Reggae jamaicano sea puesto en esta lista, ya que su mensaje de amor, unión y paz, además de su clara lucha desde sus orígenes, ha conservado intactas toda una serie de funciones sociales básicas de la música -vehículo de opiniones sociales, práctica catártica y loa religiosa— y sin dejar de ser un medio de expresión cultural del conjunto de la población jamaicana.

 

El reggae se suma así a otras músicas como el tango de Argentina y Uruguay, el flamenco español, el fado portugués, la rumba cubana, el merengue de República Dominicana, los mariachis mexicanos y la ópera china en esta lista tan especial.