El mundo, a la llegada de la noche se convierte en algo diferente; sumergidos en la quietud y la sombra, los lugares familiares pueden volverse tan extraterrestres como el fondo del océano. Elsa Bleda es una fotógrafa y visionaria que captura el poder inquietante de esta transformación nocturna.
 

 

Un foco de su trabajo es su hogar, la ciudad de Johannesburgo. «Hay muchas realidades», escribe Bleda en un epígrafe de la serie presentada aquí, titulada «Nottingham Road», en la que los caminos húmedos de lluvia y los árboles cubiertos de niebla se funden con el espeluznante resplandor de mercurio y neón de las luces urbanas. La calidad cinematográfica del trabajo es un tributo apropiado a la belleza y extrañeza subestimadas de la noche. «Disparar a altas horas de la noche en algún lugar como Johannesburgo es como estar entre un estado de sueño y vigilia», dijo en una entrevista con The Drum. «Siento que entro en una realidad alternativa y me hace sentir poderosa de alguna manera».