Carlos Acebes



Cuando Phoebe Hunter tenía unos 10 años, acompañó a su hermano mientras se tatuaba. Allí, vio “qué geniales eran los tatuajes” y le interesó la práctica. No sería hasta muchos años después -y estudios en veterinaria y psicología- que se convirtió en aprendiz en el Seventh Day Studio en Auckland. Las líneas delicadas y las imágenes surrealistas definen su trabajo reciente, celebran tanto el cuerpo humano como su fusión con la flora. Un arte surrealista y enigmático que da gusto ver.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Director de URBAN StreetLife

Suscríbete

¡No te pierdas ni una sola noticia de URBAN STREETLIFE!

account_circle
mail

Recomendado
Menak – Metro
4 mayo 2018

METRO es una idea que se me ocurrió años atrás en uno de esos días en los que solo te vienen gilipolleces a la cabeza. Debido a que por entonces iba a competiciones de Rap prácticamente todos los fines de semana, cada vez en un punto distinto de la capital, me familiaricé en seguida con […]

Cuando Phoebe Hunter tenía unos 10 años, acompañó a su hermano mientras se tatuaba. Allí, vio “qué geniales eran los tatuajes” y le interesó la práctica. No sería hasta muchos años después -y estudios en veterinaria y psicología- que se convirtió en aprendiz en el Seventh Day Studio en Auckland. Las líneas delicadas y las […]

Comentarios

Destacado
ARCO 2018
25 noviembre 2018
MULAFEST 2018
23 junio 2018
El estilo
13 junio 2018
Suscríbete

¡No te pierdas ni una sola noticia de URBAN STREETLIFE!