Carlos Acebes



Cuando Phoebe Hunter tenía unos 10 años, acompañó a su hermano mientras se tatuaba. Allí, vio “qué geniales eran los tatuajes” y le interesó la práctica. No sería hasta muchos años después -y estudios en veterinaria y psicología- que se convirtió en aprendiz en el Seventh Day Studio en Auckland. Las líneas delicadas y las imágenes surrealistas definen su trabajo reciente, celebran tanto el cuerpo humano como su fusión con la flora. Un arte surrealista y enigmático que da gusto ver.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Suscríbete

¡No te pierdas ni una sola noticia de URBAN STREETLIFE!

account_circle
mail

Recomendado
La extraña figura
14 marzo 2019

Lo que os voy a contar aquí son hechos verídicos, una de las miles y preciosas anécdotas que el graffiti ha dejado en mí: Había quedado con S para pintarnos unas carreteras ,era un día de entre diario, las 2 de la mañana en primavera,  fue en esa época que recuerdo con tanto cariño de […]

Siempre me he considerado una persona curiosa al extremo, empecé a pintar graffiti porque tenía la necesidad de entender por qué la gente pintaba, quienes eran y qué hacían, y resueltas mis dudas tras muchos años de jaleo me encuentro con esta otra pregunta ¿Por qué el artista siente la necesidad de crear arte?   […]

Comentarios

Destacado
La extraña figura
14 marzo 2019
ARCO 2018
25 noviembre 2018
MULAFEST 2018
23 junio 2018
Suscríbete

¡No te pierdas ni una sola noticia de URBAN STREETLIFE!