D . L ▲R G O

Había estado con B y R toda la noche visitando pueblos perdidos con el coche para ver si encontrábamos un lugar donde pintar un tren, sin embargo nos habían estado dando marrones sin parar, estábamos cansados y nos íbamos a ir a casa. Nos dejaron en el centro y me volví con B en el metro ya que vivíamos en la misma zona por aquel entonces.

Íbamos en el tren de vuelta, serían las 5 de la mañana aproximadamente y volvíamos cansados y resignados, hablábamos de donde ir la próxima vez, qué sitios visitar que nos funcionasen y ese tipo de cosas… Nos quedaban unas cuantas paradas para el trasbordo y yo iba mirando por la ventana mientras él miraba el móvil y de pronto vi algo, un tren aparcado que acababan de dejar cerca de la próxima parada, llamé la atención de B con una mueca y el también miró por la ventana, ambos nos miramos, volvimos los ojos de nuevo al tren y.. ¡¡nos volvimos a mirar!! Tardamos medio segundo en saber cómo íbamos a acabar la noche, ¡sabíamos que esa era nuestra última oportunidad para conseguir nuestro objetivo!

Nos bajamos en la siguiente parada y volvimos andando en la noche hacia donde habíamos visto aquel espejismo. El tren estaba entre el hangar y las vías,protegido por una minivalla entre los dos carriles que separaba las dos direcciones de los raíles  y todo ello estaba protegido a su vez por las vallas de la muerte (son una vallas de 2 metros de altura, metálicas y con pinchos arriba). Justo al lado de toda la escena había una urbanización.

Nos colamos por la urbanización, B era un tío avispado y siempre sabía bien lo que hacía, en esa panda estábamos todos medio locos, pero él siempre había gozado de una confianza excepcional en si mismo, sabía cómo entrar y era de los pocos que siempre sabían cómo salir de las peores situaciones bien parado .Atravesamos la urbanización y entramos a las vías por un agujero que había en la valla que conectaba dicha urbanización con las vías, lo  que nos permitió sortear directamente las vallas de la muerte.

Ahí estaba el tren, reluciente bajo la luz de las farolas, miramos a los lados, se veía la estación cercana y en ella a un segurata que se daba paseos, nos pusimos en modo sigilo, como 2 gatos en la noche, y nos acercamos a la valla que nos separaba de nuestro objetivo, teníamos la certeza de que nada podía fallar, eran esas horas confusas de cambio de conductor y “ajetreo controlado” en el que la ciudad comienza a despertar.

Me quedaban 4 latas metidas en una bolsa de plástico del Lidl llena de agujeros de haber corrido por el campo con ella como un lebrel. En un santiamén ¡¡Saltamos dentro!! Rápidamente le di un naranja a B y se puso a dar el fondo mientras yo marcaba la pieza, le di un azul y empezamos a rellenar a toda pastilla, era una pieza modesta a pachas con el nombre de nuestra crew para quitarnos la ansiedad, no esperábamos grandes cosas aquella noche, ¡con salir ilesos nos bastaba!

Pasado un minuto la calma se desarmo y en una fracción de segundo B miro detrás de mí con horror, ¡¡balbuceó algo!! ,yo estaba absorto, solo había escuchado las vocales pero entendí rápidamente el mensaje ,venían a por nosotros. Estábamos cerca de la cabina del tren por lo que elucubré que alguien que no había sido invitado a la fiesta habría asomado por allí, en una fracción de segundo saltamos la valla sin mirar lo que había detrás, lo hicimos tan rápido que literalmente nos estampamos con ella y nos caímos al otro lado de las vías de bruces, yo ni siquiera le había visto, por supuesto siempre confiaba en B, subimos la cuesta de tierra cercana a las vías e intentamos saltar en tiempo record las vallas de la muerte, cuando estamos arriba miramos hacia atrás, ¡y efectivamente allí estaba!,el tipo nos empezó a tirar piedras  ,quería hacernos daño, y nosotros subidos ahí como macacos salvajes subidos a un árbol ,B sacó su cámara digital para tirar una foto de la grotesca escena y literalmente nos tiramos al otro lado de la valla sobre la hiedra que cubría el suelo, allí tire la pintura y a B se le cayó una zapatilla que yo le alcancé rápidamente, todavía faltaba saltar una última valla de 3 metros de un colegio, esta la trepamos con la lengua fuera y caímos al patio de recreo.

Salimos rápidamente a la calle saltando el muro, y  de pronto vimos 2 patrullas de policía Citroën C5 a 80 por hora por el parque aledaño, casi derrapando con las luces apagadas, en ese momento tuve la certeza de que nos habían visto entrar y salir, en una fracción de segundo me escondí detrás de un coche por puro instinto y me despedí con una mirada de B, SÁLVESE QUIEN PUEDA pensé.

Una de las patrullas pasó lento justo por detrás del coche en el que yo me había escondido, por fortuna no me vio y hui en dirección contraria ocultándome detrás de los coches, a esas horas no había ni dios en la calle y si me veían era hombre muerto, no sabía como llegar a casa y en esa época no había gps ni datos, tendría que hacer uso de mi intuición para salir ileso como de costumbre.

Seguí en paralelo a las vías pero de muy lejos, era una zona chunga, sabía que la calaña que habría por ahí a esas horas era peor que yo, y sabía que probablemente tendría que pelearme con alguien por el camino o similares, asique activé mentalmente el modo supervivencia en el que todos mis sentidos se agudizan al máximo, para escuchar el más mínimo sonido y calcular bien cada movimiento.

Andaba por aquel lugar inhóspito buscando alguien a quien preguntar, de pronto me encontré a un chico de mi edad, apoyado en un coche, con los pantalones bajados por las rodillas y vomitandose encima, pensé: ¿qué cojones? Iría hasta el culo pero estaba consciente, seguí caminando, ”rasca y gana “ pensé, hay que seguir intentándolo, seguí mi camino.

De pronto encontré a una pareja bajando unas escaleras en dirección a una puerta en la oscuridad, les pregunte:

+¿Disculpen saben como puedo llegar a a******?

Se dieron la vuelta, el hombre tenía los ojos extraños, había consumido alguna droga, no sabía ni hablar, me contestó la mujer medio llorando y me indicó, fue una escena grotesca, la mujer le llevaba a casa cogido del codo, creo que ella también estaba drogada porque hablaba muy lento, supuse que sería prudente alejarme de aquel lugar rápido ,asique seguí mi camino de supervivencia y aventura…

Volví a encontrar a otra persona al rato, cada cierto tiempo tenía que comprobar si iba en la dirección correcta asique me dispuse a preguntar, era una mujer de mediana edad, ¡por fin alguien normal pensé! iba andando en dirección contraria por la otra acera, asique crucé la carretera en diagonal para preguntarla.

Ella empezó a andar más rápido y pasó delante de mí sin mirarme, me di la vuelta y la dije:

+Disculpe, sabe por dónde se va a ****?

Ella se dio la vuelta, parecía sumamente aliviada, y acto seguido me indicó con gentileza el camino, diría que parecía hasta agradecida de que la preguntase tal cosa, me hizo sospechar más aún de aquella zona en la que me encontraba.

Proseguí en soledad, yo y mi mente, pensando en cosas raras, seguí hasta llegar a un descampado de tierra, sabía que estaba cerca, y ya se veían a lo lejos los primeros rayos tenues del sol. Había un hombre metiendo cosas en su maletero y pregunté por última vez por la dirección, él me miró con el ceño fruncido, de arriba abajo y me habló con un marcado acento del este, siempre me acuerdo que lo que llevaba en el maletero era un palo de golf e inmediatamente me lo imaginé partiéndole las tibias a alguien con él modo sicario, esa imagen se me quedó grabada.

¡Finalmente llegué a mi destino, menuda nochecita colegui!

Al día siguiente hablé con B y me dijo que en cuanto vio a la poli ¡¡borró la foto!! Como os digo, B siempre sabía lo que se hacía, fue una pena, me habría encantado tener un recuerdo, aunque fuera borroso, de aquella fatídica noche.


Suscríbete

¡No te pierdas ni una sola noticia de URBAN STREETLIFE!

account_circle
mail

Recomendado

¡Buenas de nuevo! En este artículo os voy a hablar sobre nuestra participación en el WDAY 10 de Enero en el Food Market Barceló.   Como cada miércoles, se llevan a cabo los WDAY en el Food Market Barceló, organizados por el equipo de Mad Fuzz. En estos eventos, se mezcla música en directo, con […]

Muy buenas a tod@s. Después de un periodo de descanso donde hemos estado trabajando duro para poder hacer llegar el mejor arte, volvemos con más fuerza. En el apartado de hoy os traemos al talentoso Thomas Cian y una de sus más aclamadas colecciones, “Nebula”, la cual fue expuesta hace poco en la Malaka Gallery […]

Comentarios

Destacado
Suscríbete

¡No te pierdas ni una sola noticia de URBAN STREETLIFE!